El clima tiene una incidencia importante en la psoriasis. El ambiente frío y seco favorece los brotes y hace que las placas estén más secas y sean más molestas. En el clima húmedo y caluroso, están más hidratadas. La psoriasis normalmente mejora en primavera y verano.

La primavera es la época favorita del año para muchas personas porque el sol y la humedad, combinados con menos estrés, pueden ayudar a aliviar los brotes de la enfermedad. Aquí tenéis unos cuantos consejos que os pueden ayudar en estos meses del año.

HIDRATACIÓN

La hidratación hace la piel más elástica, pica menos, elimina las escamas y facilita la aplicación de las cremas, así como recibir los primeros rayos del sol.

ALERGIAS PRIMAVERALES
Hacen que se irrite más la piel y el rascado empeora o provoca placas de psoriasis. De ahí que sea necesario en ocasiones tomar antihistamínicos.

EVITAR PICADURAS DE INSECTOS
Cualquier lesión en la piel puede generar un brote de psoriasis y esto incluye los arañazos y picaduras de insectos. Use manga larga y pantalones para evitarlos, además de repelente de insectos.

TOMAR EL SOL DE FORMA MODERADA
En lugares con humedad elevada, junto al mar. Evitar quemaduras que actúan como un traumatismo para la piel, empezando con tiempos de exposición cortos y aumentarlos poco a poco.

¿HAY QUE USAR PROTECTOR SOLAR?
Sí. Es muy importante, sobre todo en las zonas del cuerpo sin psoriasis para evitar daños en la piel y reducir el riesgo de cáncer.

FÁRMACOS FOTOSENSIBILIZANTES
Algunos medicamentos como los retinoides aumentan la sensibilidad a la luz solar. Pregunta a tu dermatólogo sobre los fármacos que estás recibiendo.

LOS PRIMEROS BAÑOS
Son muy recomendables, a menos que tenga grietas o heridas abiertas que puedan infectarse. Cuidado con el cloro de las piscinas, puede causar irritación y reseca aún más la piel.

DISFRUTAR DEL BUEN TIEMPO Y DE LOS DÍAS MÁS LARGOS
Pasear con amigos y hacer deporte al aire libre contribuye a una buena salud mental y evita el estrés que desencadena brotes de psoriasis. Compartir tiempo y conversaciones con otras personas que padezcan psoriasis en un gran apoyo psicológico.

ROPA
Es probable que se sude más, lo que puede empeorar los síntomas de la psoriasis. Usa tejidos que absorban la humedad, ropa holgada, ligera y de colores claros para ayudar a minimizar la sudoración.
Si tienes psoriasis en los pies usa zapatos cómodos y lo suficientemente grandes para acomodar la leve hinchazón que se produce con el calor.

PERDER PESO
Controla el que hayas ganado durante el invierno. El sobrepeso es un factor de riesgo para desarrollar el síndrome metabólico, además de hacer la psoriasis más resistente a los tratamientos.

Extracto del artículo, publicado en la revista Psoriasi nº85, elaborado por la Dra. Maria José Alonso Corral, especialista en Dermatología Médico-Quirúrgica en el Hospital Torrecardenas de Almería y en la Clínica Dermal, y autora del blog Dermatología y más cosas.

Puedes leer el artículo completo AQUÍ