El verano es una de las épocas del año más beneficiosas para los afectados de psoriasis, ya que la mayoría de ellos suelen manifestar una notoria mejoría gracias a los baños de sol y de agua del mar.

No obstante, es imprescindible protegerse frente a los rayos solares porque las quemaduras podrían provocar el empeoramiento en el proceso de la patología.
Por lo que respecta a las lesiones de psoriasis, es útil exponerlas al sol sin crema solar durante unos minutos, que irán aumentando progresivamente hasta un máximo de 10 o 15, para luego pasar a protegerlas con la crema solar como ya se ha hecho desde el inicio con el resto de la piel sana.
Te invitamos a leer nuestro Decálogo completo de consejos para el verano.
¡Broncéate saludablemente!