Cuando una enfermedad no tiene cura y es crónica, como la enfermedad psoriásica, los síntomas de ansiedad y de depresión pueden aumentar. De hecho, los pacientes de psoriasis o artritis psoriásica tienen el doble de probabilidades de deprimirse que el resto de la población. Según los especialistas, esto puede deberse a los cambios biológicos que provoca la enfermedad y al estigma que la acompaña. Existen momentos en que los sentimientos de rabia, tristeza e impotencia son habituales, pero controlarlos está en tus manos.

Estas recomendaciones te ayudarán a sentirte mejor:

01

Habla sobre tus problemas y comparte tu enfermedad
 

Explicar a tu familia, pareja o amigos cómo te sientes y qué te preocupa, te ayudará a no sentirte solo. Verás las cosas desde otra perspectiva más positiva y optimista.

02

Mantén tus rutinas
 

Procura mantener tus rutinas y actividades cotidianas. La actividad nos distrae y ayuda a evitar que el malestar nos invada: acude a tu trabajo, sal a divertirte, tómate tiempo para ti...

03

Practica ejercicio físico
 

La condición física y el estado mental están estrechamente relacionados. Unos minutos de ejercicio al día te van a permitir descargar tensiones, mejorar tu estado de ánimo y relativizar tus preocupaciones.

04

Toma el control de tu
enfermedad psoriásica.
 

Si eres capaz de manejar tu enfermedad, te sentirás mejor y disminuirán los síntomas de ansiedad y depresión.

05

Acude a tu especialista
 

Si sientes que tu estado de ánimo ha empeorado y/o te sientes angustiado (ansioso). ¡Él te ofrecerá herramientas para superarlo!

¿En qué nos basamos para decir esto?


Consulta las referencias

Escucha tus emociones


Quiero saber más

Prepara tu entorno


Quiero saber más