El estrés no es solo una consecuencia de la enfermedad psoriásica, sino que puede ser un desencadenante de la enfermedad, provocando un brote y/o empeorando las lesiones que ya tenemos. Además, nos afecta a nivel emocional, generando síntomas de ansiedad y depresión, y afectando negativamente en la salud de todo nuestro cuerpo.

¿Cómo podemos combatirlo?

Para el control del estrés son efectivas las técnicas de relajación.
Existen diferentes tipos de ellas que puedes aprender a practicar.

Respiración profunda (diafragmática)

Respiración profunda (diafragmática)


Es una técnica muy sencilla, rápida y efectiva. Consiste en realizar respiraciones profundas, inhalando aire por la nariz durante unos 5 segundos, aguantándolo durante un par de segundos, y soltándolo poco a poco por la boca. Durante cada respiración notaremos como nuestro abdomen se hincha al coger el aire y se desinfla al soltarlo.

Se recomienda realizar la técnica estirado o bien sentado, con una mano en el pecho y la otra en el abdomen para controlar si nuestra respiración es profunda (cuando se hincha nuestro abdomen).

Relajación muscular progresiva (Jacobson)

Relajación muscular progresiva (Jacobson)


Consiste en ejercicios de tensión y relajación de diferentes grupos musculares, empezando por las extremidades inferiores.

Debemos tensar el grupo muscular (por ejemplo, la pierna) durante 5 segundos, para luego dejarla totalmente relajada y centrarnos en las sensaciones de relajación de esos músculos durante 20 segundos.

Imaginación

Imaginación


Se basa en visualizar una imagen que nos produzca sensaciones de relajación, centrándonos en cada uno de los detalles de ese entorno imaginado. Suele ser más efectiva combinada con respiraciones profundas.

Además, puedes practicar ejercicios que favorecen la relajación:

Yoga

Yoga


Consiste en practicar posturas que permiten la meditación. Esta disciplina de la India mejora el estado físico y emocional, trabajando la reeducación del cuerpo, la mente y la respiración.

Tai-chi

Tai-chi


De origen chino, este arte marcial refuerza los músculos, las articulaciones y el sistema nervioso. Se basa en realizar movimientos suaves, de forma coordinada con la respiración.

Pilates

Pilates


Permite tonificar los músculos y fortalecer el sistema musculoesquelético. Busca el equilibrio entre la mente y el cuerpo a partir de la respiración y la relajación.

Meditación

Meditación


Se basa en técnicas de focalización en aspectos como la propia respiración, objetos, experiencias positivas… Permite la relajación mental y física, ayudando a eliminar los dolores tensionales y el estrés.

Deporte

Deporte


La práctica de otras modalidades deportivas también te permitirá combatir el estrés, ya que el ejercicio físico aumenta la producción de endorfinas, sustancias químicas que mejoran el estado de ánimo y la energía. Puedes optar por caminar, pedalear, nadar, bailar... Lo importante es que el deporte que elijas te guste, para que sea más fácil practicarlo con regularidad.

Si el estrés persiste, también puedes buscar apoyo profesional, acudiendo a un especialista
que te ayude a gestionarlo.

¡Reduce tus niveles de estrés y verás como la enfermedad mejora!

¿En qué nos basamos para decir esto?


Consulta las referencias

Escucha tus emociones


Quiero saber más

Prepara tu entorno


Quiero saber más