Aunque de forma habitual todos nos protegemos e hidratamos con cremas, muchas veces nos asaltan dudas sobre qué clase de crema es la más adecuada para nuestro tipo de piel. En este artículo, contamos qué es y qué hay detrás de una crema hidratante.

Una crema hidratante es un producto que se aplica sobre la piel, normalmente con el objetivo de hidratarla. La piel es un órgano vivo, que se ve sometido a efectos externos, como el sol y la contaminación, y a efectos internos, como enfermedades. Por este motivo, es importante tener cuidado de ella con las cremas adecuadas.

Tipos de cremas
Popularmente llamamos crema a toda aquella preparación que aplicamos sobre la piel, sin hacer distinción de textura, cuando en realidad se trata de diferentes productos. Se pueden clasificar básicamente en geles, geles crema o cremigel, y emulsiones o cremas. Cada una de ellas está más o menos indicada según las características de la piel y de la zona donde se vaya a aplicar.

Componentes
Los principales ingredientes en una crema hidratante son el agua y el aceite. A ellos se les añade una gran variedad de componentes, cada uno de los cuales tiene una función específica. Los más habituales son los péptidos, el ácido hialurónico, los antioxidantes y el FPS.

Leer más: A la búsqueda de la mejor crema hidratante

La aparición de una psoriasis marca un giro en la vida de la persona. Más allá de las posibles molestias físicas (picor, etc…) lo que nos preocupa mucho es cómo nos ven los otros y que pensarán de nuestra piel. La piel es nuestra frontera que nos separa y nos une con el mundo y cuando esa frontera se vuelve demasiado sensible, también puede aparecer cierta perturbación emocional. Y es que la piel es de las primeras cosas que el otro percibe de nosotros. Una piel afectada, una piel no sana, nos hace sentir inseguros: “pensarán que soy un enfermo”. La psoriasis da mucho miedo, en buena parte porque convierte la enfermedad en parte de nuestro pasaporte relacional.

Leer más: Aceptación de la enfermedad, aceptación de la vida

  • La terapia ocupacional, una ayuda para facilitar las actividades cotidianas

Una buena adaptación de la vivienda junto con un cambio de hábitos pueden hacer mucho más sencillas las tareas de la casa y aconsejables para todos. Además, podemos ayudarnos de productos de apoyo que facilitan estas actividades. Hay muchos, por eso es muy importante poder probarlos y asesorarnos bien sobre su utilidad y sobre cómo debemos usarlos correctamente. Los terapeutas ocupacionales pueden hacer este asesoramiento, especialmente para la realización de las actividades de la vida diaria (levantarse, vestirse, cocinar, etc). En este reportaje, aconsejamos sobre cómo hacer más fácil nuestro día a día.

Leer más: Artritis Psoriásica: consejos para hacer más fácil la vida diaria

Los pacientes con enfermedades crónicas se enfrentan a elevados niveles de ansiedad. La persistencia de la enfermedad, sobre todo cuando la evolución parece fuera de control, hace que surjan sentimientos de tristeza, rabia e impotencia. El malestar evidentemente depende de la propia enfermedad, pero no deberíamos caer en el error de pensar que el estado de ánimo es resultado únicamente de ella, ya que siempre podemos hacer cosas para sentirnos mejor. A continuación, Kostas Gardounis, psicólogo de Acción Psoriasis, plantea algunas sugerencias, en este sentido.

Leer más: El manejo de la ansiedad

La medicina basada en la evidencia y en el método científico o, como se llama en otros círculos, medicina alopática, es el sistema médico utilizado ampliamente en las culturas occidentales. Sin embargo, no es el único, ya que coexiste con otras maneras de entender la salud y la enfermedad, con otros sistemas con visiones muy distintas, las conocidas como terapias naturales, nombradas también complementarias o alternativas.

Desde Acción Psoriasis, pretendemos, con este artículo, realizar una recopilación de las diferentes formas terapéuticas de abordar la Psoriasis y la Artritis Psoriásica, desde los distintos puntos de vista que proponen algunas de las terapias naturales a las que recurren más personas. Se trata de una selección de ellas, ya que hablar de todas es una tarea imposible.

Sin ánimo de posicionarnos sobre su grado de efectividad, consideramos que es de interés conocer cómo entender la enfermedad psoriásica, des de otras miradas terapéuticas, y por supuesto, dar respuesta a la necesidad de saber, que a diario, nos hacen llegar nuestros socios y seguidores.

Leer más: Explorando las terapias naturales

Las personas con enfermedad psoriásica tienen más riesgo de desarrollar otras patologías, también conocidas como comorbilidades. Entre ellas, están las enfermedades cardiovasculares, la depresión y el sobrepeso. Tener más riesgo no significa que vayamos a desarrollarlas, pero estar informados será importante para saber cuáles son estas enfermedades y qué se puede hacer para prevenirlas. Es clave, pues, usar esta información como una ventaja y seguir unos buenos hábitos de salud que nos ayuden a evitar la aparición de estas patologías. En este artículo, elaborado por Mont Gálvez, enfermera de Acción Psoriasis, explicamos qué son las comorbilidades asociadas a la enfermedad psoriásica, cuáles son, qué riesgo comportan y ofrecemos pautas para prevenirlas.

¿Es la psoriasis una enfermedad únicamente dermatológica que en algunos casos afecta a las articulaciones? La respuesta es no. La psoriasis es una enfermedad sistémica que afecta a todo el organismo y su origen es el sistema inmune.

Leer más: Enfermedades relacionadas con la psoriasis: comorbilidades

Tan importante como respirar lo es alimentarnos, y no sólo ingerir alimentos, sino nutrirnos, proporcionarle a nuestro organismo una base sobre la que se sustentaran todas las funciones fisiológicas realizadas cada segundo de nuestra vida. Las personas con psoriasis y artritis psoriásica, como en otras dolencias, tienen más necesidades nutricionales, debido a la situación de inflamación crónica y de permanente recambio cutáneo.

En este reportaje, nos centramos en nuestra alimentación cotidiana, ya que ésta influirá en la evolución de la psoriasis y de la artritis psoriásica.

Tomaremos como recomendación general realizar una alimentación equilibrada en nutrientes, es decir, variada en alimentos, sin prescindir de ninguno de ellos, salvo en situaciones especiales, y enfatizando en los que se comentará a continuación.

Leer más: Una dieta equilibrada, beneficiosa para la psoriasis

Si algo nos hiere, nos quema o nos molesta, nos provoca dolor. Pero cuando nada de esto ocurre, ¿por qué sentimos dolor? A lo largo de la historia de la humanidad, el dolor ha suscitado muchos interrogantes. ¿Qué es? ¿Significa lo mismo para todos? ¿Realmente es algo que se pueda controlar? ¿Soportar? ¿Por qué se siente dolor en situaciones donde no hay un daño aparente? En el siguiente artículo, nuestra enfermera y nutricionista, Mont Gálvez, hace un repaso al origen del dolor, a cómo se manifiesta en las personas con psoriasis y/o artritis, los efectos que este tiene y consejos para aliviarlo.

Dolor en la Psoriasis: consejos
- Para disminuir el riesgo de que se formen fisuras debe hidratarse muy bien la piel y usar queratolíticos (fármacos que disuelven total o parcialmente la capa córnea de la piel). Si aun así, se siguen formando y el dolor es importante debemos consultar al dermatólogo.

Leer más: Dolor: consejos para hacer más fácil la vida diaria

La prevalencia del prurito, término técnico para nombrar el picor, en pacientes con psoriasis es elevada. Este tipo de molestia puede llegar a alterar el ánimo y la calidad de vida: reduce el sueño, el descanso, la capacidad de concentración, el apetito... Pero en la psoriasis la presencia de picor no está relacionado con la gravedad o extensión del brote, hay pacientes con psoriasis leve (pocas lesiones) que pueden sufrir picores intensos y pacientes con psoriasis moderada o grave (lesiones extensas) que no sufren estos síntomas. ¿Qué es el picor? ¿Por qué aparece? ¿Qué sucede? En este reportaje damos respuesta a todas estas preguntas y ofrecemos consejos de como aliviarlo.

Artículo elaborado por Carme Roure, enfermera y nutricionista de Acción Psoriasis. Publicado en la revista Psoriasi nº 83 (otoño 2015).

Puedes leer el artículo completo AQUÍ.

Todos los socios de Acción Psoriasis reciben la revista en sus casas. Si quieres recibirla tú también, hazte socio. Puedes hacerlo si te inscribes AQUÍ o poniéndote en contacto con nosotros en el 932 80.46.22 o a través del mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

Un factor común entre muchas de las personas que padecen psoriasis es el estrés, siendo también una característica de nuestra sociedad y estilo de vida. El estrés no sólo afecta a nivel nervioso, provocando ansiedad y depresión, sino que también repercute negativamente en la salud de nuestra piel y de todo nuestro cuerpo.

Conocemos la existencia del estrés en nuestras vidas y sabemos que debemos combatirlo, o por lo menos paliarlo, pero ¿cómo hacerlo? Existe un gran abanico de posibilidades y, a diario, recibimos consejos para ello. Un buen hábito a incorporar sería dedicar al menos dos horas por semana a la realización de técnicas y/o disciplinas como las propuestas a continuación.

1. Yoga. Disciplina originaria de India que consiste en realizar una serie de posturas que predisponen para la meditación. Mejora el estado físico y emocional a través de la reeducación del cuerpo, la respiración y la mente.

Leer más: Estrés, ¿qué puedo hacer yo?

Hace años que están de moda y es fácil encontrar en internet diseños y propuestas de todo tipo y para todas las zonas del cuerpo. Sin duda, pueden ser un elemento que embellece a quién los lleva, pero también hay que tener en cuenta que esta moda puede suponer un riesgo y, en las personas con psoriasis, en algunos casos, puede llegar a ser un peligro. En este artículo, elaborado con la colaboración del Dr. Julián Conejo-Mir, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, queda claro que antes de tomar la decisión hay que estar bien informado.

Riesgos: la moda del gran tatuaje
Hace más de 20 años que los dermatólogos alertan sobre los principales problemas que causan los tatuajes: reacciones alérgicas a la tinta (entre el 6-8% presenta dermatitis alérgica a ella), las infecciones a causa de una mala praxis a la hora de realizarlo o la inflamación en la zona tatuada. Pero, en general, los pequeños tatuajes no comportan graves problemas.

Leer más: Tatuarse o hacerse un piercing: un riesgo que hay que valorar