Aunque de forma habitual todos nos protegemos e hidratamos con cremas, muchas veces nos asaltan dudas sobre qué clase de crema es la más adecuada para nuestro tipo de piel. En este artículo, contamos qué es y qué hay detrás de una crema hidratante.

Una crema hidratante es un producto que se aplica sobre la piel, normalmente con el objetivo de hidratarla. La piel es un órgano vivo, que se ve sometido a efectos externos, como el sol y la contaminación, y a efectos internos, como enfermedades. Por este motivo, es importante tener cuidado de ella con las cremas adecuadas.

Tipos de cremas
Popularmente llamamos crema a toda aquella preparación que aplicamos sobre la piel, sin hacer distinción de textura, cuando en realidad se trata de diferentes productos. Se pueden clasificar básicamente en geles, geles crema o cremigel, y emulsiones o cremas. Cada una de ellas está más o menos indicada según las características de la piel y de la zona donde se vaya a aplicar.

Componentes
Los principales ingredientes en una crema hidratante son el agua y el aceite. A ellos se les añade una gran variedad de componentes, cada uno de los cuales tiene una función específica. Los más habituales son los péptidos, el ácido hialurónico, los antioxidantes y el FPS.

Pieles con psoriasis

Si las cremas hidratantes son imprescindibles para cualquier tipo de piel, aún lo son más para los pacientes con psoriasis, que deben tener en cuenta una serie de prácticas añadidas a la hora de cuidar su piel.

Antes de proceder a su hidratación, se tiene que limpiar. En caso de presentar placas, se recomiendan baños con agua templada durante 5 o 10 minutos y con sustancias emolientes (extracto coloidal de avena o aceites emolientes) que disminuyan el picor y contribuyan a humectar las placas. Siempre es preferible la ducha corta al baño largo.

Es importante que el paciente no realice fricción a la hora del secado para no irritar. Posteriormente, puede proceder a la aplicación de un producto hidratante.

En pacientes con psoriasis leve a moderada que presentan una ligera sequedad o hiperqueratosis en zonas localizadas como codos o rodillas, la aplicación de productos dermofarmacéuticos hidratantes y emolientes con baja concentración de queratolíticos puede ser suficiente.

En pacientes en que la psoriasis es grave, y se requiere tratamiento farmacológico bajo prescripción médica, se recomienda su aplicación por la noche, mientras que por la mañana, después de la higiene, debe utilizarse el tratamiento hidratante y/o queratolítico.

Extracto del artículo publicado en la revista Psoriasi nº 92, elaborado por Mercedes Fraga, farmacéutica comunitaria del Grupo de Dermatología de SEFAC (Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria).

Puedes leer el artículo completo AQUÍ

Todos los socios de Acción Psoriasis reciben la revista en sus casas. Si quieres recibirla tú también, hazte socio. Puedes hacerlo si te inscribes AQUÍ o poniéndote en contacto con nosotros en el 932 80.46.22 o a través del mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..