Cuida tu cuerpo

Todo lo que debes saber para mantener la psoriasis a raya

Conoce la psoriasis y cómo afecta a tu cuerpo

El ABC de la psoriasis

¿Qué es la psoriasis?

La psoriasis es una enfermedad crónica que aparece debido a una alteración del sistema inmune. Se manifiesta en la piel y en las articulaciones y suele evolucionar en brotes, alternando periodos con más o menos lesiones y periodos sin lesiones.

Puede presentarse en cualquier parte del cuerpo y no es contagiosa. Aunque todavía no existe cura definitiva, hoy en día disponemos de tratamientos muy efectivos para su control.

Los 10 tipos de psoriasis

Tipo 1
Tipo 2
Tipo 3
Tipo 4
Tipo 5
Tipo 6
Tipo 7
Tipo 8
Tipo 9
Tipo 10

PSORIASIS EN PLACAS - Es la más frecuente

Placas elevadas y rojizas, cubiertas por escamas de color blanco plateado.

¿Dónde? Rodillas, codos, zona sacra o cualquier zona corporal.

PSORIASIS EN GOTAS - Es el segundo tipo más frecuente

Placas rojas y pequeñas de 1 o 2 cm, esparcidas sobre la piel como una salpicadura. Suele aparecer después de una infección por bacterias y afecta especialmente a niños y jóvenes.

Puede preceder a otras formas de psoriasis o coexistir con ellas.

¿Dónde? Distribuidas por todo el cuerpo

PSORIASIS EN PLIEGUES O INVERTIDA

Lesiones muy rojas, de aspecto suave y brillante. Sin escamas, debido al ambiente húmedo de los pliegues.

¿Dónde? Pliegues cutáneos como las ingles, las axilas y los pliegues submamarios e integlúteos.

PSORIASIS PUSTULOSA

Vesículas y ampollas llenas de pus de origen no infeccioso, rodeadas de piel enrojecida.

¿Dónde? Sobre las placas de psoriasis. Pueden ser dolorosas y debilitantes en las palmas y las plantas.

PSORIASIS EN LAS PALMAS DE LAS MANOS Y LA PLANTA DE LOS PIES

Acumulación de escamas gruesas sobre placas rojas y formación de heridas en forma de grietas muy dolorosas y en ocasiones sangrantes. Puede provocar problemas para manipular objetos o de movilidad. Es una forma de psoriasis de difícil tratamiento que en ocasiones puede confundirse con eczemas de manos

¿Dónde? En las plantas y las palmas.

PSORIASIS UNGUEAL

Pequeñas depresiones con forma de punto en las uñas, engrosamiento de éstas y la aparición de manchas amarillas. Puede provocar dolor e incluso el desprendimiento de la uña.

Las personas con este tipo de psoriasis son más propensas a presentar artritis psoriásica. Requiere un tratamiento de larga duración, en ocasiones poco efectivo.

PSORIASIS DEL CUERO CABELLUDO

Descamación seca de color blanquecino, muy adherida sobre placas rojizas en el cuero cabelludo. Es muy frecuente y en la mayoría de los casos produce picor.

PSORIASIS ERITRODÉRMICA

Enrojecimiento intenso de la piel de todo el cuerpo, que se acompaña de la descamación abundante. Es muy poco frecuente pero muy grave.

¿Dónde? Las lesiones afectan a la mayor parte de la superficie corporal.

PSORIASIS FACIAL

Rojez y descamación en la cara y los conductos auditivos. Es poco frecuente pero muy estigmatizante. Se debe tener precaución con los tratamientos tópicos, ya que pueden irritar la piel u ocasionar efectos secundarios.

¿Dónde? En la cara.

ARTRITIS PSORIÁSICA

Inflamación de las articulaciones, la inserción de tendones y los ligamentos. Puede acompañarse o no de lesiones de psoriasis en la piel, e incluso puede aparecer antes de las lesiones cutáneas y de que la persona sepa que tiene psoriasis.

Causas de la psoriasis

La aparición de la psoriasis no puede atribuirse a una sola causa. Existe una predisposición genética sobre la que actúan algunos factores externos que pueden desencadenar la psoriasis, al estimular el sistema inmune. Por ejemplo, el estrés, un golpe o una infección.

¿Cómo se produce la psoriasis?

1
Al detectar agentes extraños, nuestro sistema inmune genera un mecanismo de inflamación temporal para eliminarlos.
2
En el caso de la psoriasis, el sistema inmune se “sobre activa” y el proceso de renovación de la piel se acelera.
3
Así, la inflamación se perpetúa y provoca la aparición de las lesiones cutáneas.

Síntomas de la psoriasis

La psoriasis se manifiesta en forma de lesiones cutáneas de tamaño variable, cuyo aspecto y localización varía según el tipo de psoriasis.
Suele ir asociada a los siguientes síntomas...

Picor

 

Aparece debido a...

 

   Piel seca con escamas
   Cuando brotan las lesiones
   Irritación (por uso de cosméticos inadecuados o de ropa       ajustada, calor, falta de higiene etc.)

 

 

Flecha

Si nos rascamos...

 

FENÓMENO KOËBNER

 

Irritación de la piel que favorece la aparición de nuevas lesiones o la perpetuación de las existentes

Descamación

Desprendimiento de la capa córnea en las zonas afectadas, ya sea al rascarse o debido a su desprendimiento de forma natural.

 

Dolor

Se produce por exceso de sequedad, con la aparición de grietas en la piel, especialmente en las zonas sometidas a movimiento (palmas, plantas de los pies, codos, rodillas…). Acostumbra a ser agudo y desaparece cuando las lesiones cicatrizan.

 

También aparece en la artritis psoriásica.

¿Qué puede dar lugar a un brote?

Vigila
1. Traumatismos en la piel y el fenómeno de Koëbner

Los traumatismos y la presión en la piel pueden agravar las lesiones de psoriasis ya existentes, o provocar la aparición de nuevas lesiones. Su aparición se conoce como fenómeno de Koëbner.

Evita   Evita:

  • Rascadas
  • Heridas
  • Golpes
  • Quemaduras térmicas o solares
  • Uso de cepillos o esponjas demasiado duros
  • Llevar calcetines, sujetadores o cinturones demasiado ajustados
Infecciones
2. Infecciones

Las infecciones bacterianas de la garganta (anginas), de los oídos (otitis), o de los bronquios (bronquitis), pueden provocar un brote de psoriasis. También el virus de inmunodeficiencia (VIH/sida) puede desencadenar y/o empeorar la psoriasis.

Clima
3. Clima

El frío, la calefacción y el aire acondicionado resecan la piel, contribuyendo al desarrollo de la psoriasis. En cambio, el sol es muy beneficioso para algunas personas con psoriasis, aunque debemos evitar quemaduras para no provocar la reacción de Koëbner.

Estrés
4. Estrés

Muchos estudios ya lo han asociado al inicio y/o empeoramiento de la psoriasis. Con un buen control y gestión del estrés, los brotes pueden llegar a controlarse.

Medicamentos
5. Medicamentos

Algunos medicamentos pueden desencadenar brotes de psoriasis y/o empeorarla. Si acudes al médico por otra causa no relacionada con la psoriasis, éste debe saber que estás diagnosticado de psoriasis y qué medicamentos estás tomando.
Así podrá prescribirte los fármacos adecuados.

Peso
6. Exceso de peso

El sobrepeso juega un papel muy importante en el empeoramiento de la psoriasis y dificulta el control de la enfermedad ya que disminuye la eficacia de los tratamientos.

¿Dolor en las articulaciones? Podría ser artritis psoriásica

 

Paciente

Cuando la psoriasis afecta a las articulaciones, provocando una inflamación crónica, hablamos de artritis psoriásica.

  • Aparece principalmente en los dedos de las manos y pies, muñecas, codos, hombros, columna vertebral y caderas.
  • Provoca dolor, hinchazón y dificultad de movimiento en las zonas afectadas.
  • No tiene cura, pero es posible tratarla y es importante que sea de forma correcta y precoz para evitar daños irreversibles.
  • Puede aparecer antes, después de las lesiones cutáneas o incluso en personas queno tienen psoriasis cutánea.

Conoce cuánto te afecta tu psoriasis

 

El dermatólogo, reumatólogo y/o psicólogo son los especialistas que evaluarán la gravedad de tu psoriasis. Para ello, tendrán en cuenta cómo te afecta física, psicológicamente y en tu calidad de vida.

¡Mide tu psoriasis con la palma de tu mano!

Para evaluar la gravedad de la psoriasis, se utiliza el porcentaje de superficie corporal afectada por las placas de psoriasis (Body Suface Area).
Para realizar el cálculo, se considera que la palma de tu mano supone el 1% de la superficie corporal.

Dependiendo del porcentaje obtenido, hablaremos de psoriasis leve, moderada o grave.

  • Menos de 5%: Leve
  • Entre un 5 y un 10%: Moderada
  • Superior al 10%: Grave

Buenos hábitos para mantener la psoriasis a raya


CONSEJOS / RECOMENDACIONES HIGIENO-COSMÉTICOSPARA UNA PIEL CON PSORIASIS


Una piel con psoriasis requiere de una higiene adecuada y del uso de productos específicos. Con estos consejos de la Dra. Montserrat Pérez, dermatóloga de la Clínica Dermatológica Moragas de Barcelona, podrás evitar infecciones que ocasionen nuevas lesiones y verás cómo mejora el aspecto de tu piel.


  1. Elige productos de higiene con un pH de entre 4 y 4.5, es decir, ligeramente ácido.
  2. Evita el uso de esponjas u otros utensilios que puedan irritar la superficie cutánea.
  3. No apliques perfumes ni colonias directamente sobre la piel; pueden aumentar su sequedad y producir irritación.
  4. Date baños calientes con productos emolientes, te ayudarán a reducir el picor humedeciendo las placas de psoriasis e incluso a aumentar el efecto de ciertos tratamientos. También son efectivos los baños con extracto de avena natural, debido a su efecto relajante.
  5. Mantén siempre la piel bien hidratada con lociones y/o leches hidratantes que tengan acción emoliente y aumenten la elasticidad. ¡La sequedad puede empeorar la psoriasis!
  6. Si sufres psoriasis en el cuero cabelludo, utiliza champús con base lavante suave, que permitan retirar con facilidad los productos tratantes aplicados.
  7. Aplica los tratamientos después del baño o la ducha, con los productos mencionados con anterioridad, ya que favorecen la penetración de los fármacos en la piel.
  8. Los tratamientos tópicos deben ser aplicados solamente sobre la piel afectada, en poca cantidad y ejerciendo un masaje suave para favorecer su absorción.
  9. Mantén las uñas cortas y evita manicuras que puedan dañar la superficie ungueal.
  10. Si sufres psoriasis plantar, utiliza calzado cómodo que no produzca rozaduras.
  11. La balneoterapia puede ser muy beneficiosa: el reposo, la aplicación de sales, barros, emolientes, etc. son muy eficaces para controlar los efectos de la psoriasis.
  12. Evita las fibras artificiales y la lana en tu vestuario.
  13. La luz solar y los rayos ultravioletas son beneficiosos en el 80% de los casos, frenando la hiperproliferación de células en la placa de psoriasis. Recuerda que estos rayos contribuyen también a aumentar la sequedad de la piel y que determinados productos tópicos pueden reaccionar con la luz solar y fotosensibilizar la piel. Retíralos cuidadosamente antes de exponerte al sol.
  14. Como medida preventiva, ten en cuenta cuáles son los factores desencadenantes de la enfermedad: alcohol, infecciones estreptocócicas, obesidad, estrés, infecciones víricas, traumatismos, quemaduras solares, etc.

Si tienes dudas, no dudes en preguntar a tu especialista para que te ayude a elegir el producto de higiene más adecuado para ti. Puedes ampliar la información en el artículo Higiene: 20 consejos prácticos


Si necesitas más información, contacta con la asociación de pacientes Acción Psoriasis. E-Mail: info@accionpsoriasis.org


Consejos para controlar el peso

Las personas con psoriasis son más propensas a desarrollar otras enfermedades, entre ellas el sobrepeso y las enfermedades cardiovasculares. La prevención de éstas, a través de unos buenos hábitos de salud, resulta fundamental.

El exceso de peso se relaciona normalmente con una vida sedentaria y una alimentación demasiado calórica. Para tratarlo, es imprescindible aumentar la actividad física y realizar cambios en la dieta.

Si necesitas controlar tu peso...

 

Peso
1. Sigue estos consejos de alimentación
  • Realiza una dieta saludable y variada, basada en el consumo de fruta, verdura (cruda y cocida), lácteos desnatados, legumbres, carne en cantidades moderadas, pescado y cereales integrales.
  • Evita las grasas saturadas, las salsas, los fritos, azúcares y dulces. Utiliza el aceite de oliva como condimento.
  • Bebe entre 1,5 y 2 litros de agua a diario. Evita los refrescos azucarados y el alcohol.
  • Planifica las comidas y controla las cantidades de las raciones. Te ayudará utilizar platos pequeños, evitar tener en casa alimentos no recomendables e ir a comprar con una lista cerrada.
  • Come 5 veces al día, manteniendo un horario fijo.
  • Come sentado/a, en un sitio tranquilo y sin prisas, masticando lentamente. Comer rápido puede llevarte a comer más de la cuenta.
  • Si entre comida y comida te entra hambre, puedes comer fruta, masticar chicles sin azúcar, tomar infusiones, o un yogur o leche desnatados.
  • Consume alimentos frescos y cocinados en casa. Los platos preparados y la comida rápida suelen contener más calorías que las recomendadas y altos niveles de grasas y sal.
  • Evita las dietas demasiado restrictivas, ya que pueden causar un efecto rebote y engordarte al dejarlas. Lo importante es adoptar unos hábitos saludables que te ayuden a alcanzar tu peso ideal y a mantenerlo.

 

Bici
2. Practica ejercicio

 

Te ayudará a quemar grasas, ganar musculatura y a mejorar tu salud

  • Camina al menos 1 hora al día. Al cabo de tres días sin realizar ejercicio, sus beneficios se empiezan a perder, por lo que debes ser constante.
  • Si no estás acostumbrado a hacer deporte, empieza con actividades suaves y de corta duración. Puedes ir aumentando la frecuencia e intensidad poco a poco.
  • Además de andar, son aconsejables los paseos cortos en bicicleta, sobre terreno llano, el baile, la natación...
  • Evita los deportes de impacto sobre las articulaciones, ya que puede ser perjudicial debido al exceso de peso.
  • Valora tu esfuerzo y las metas alcanzadas, por pequeñas que sean.
Cardio
3. Mejora otros hábitos.

 

Evita las actividades sedentarias (ver demasiado la televisión, estar sentado delante del ordenador durante muchas horas…).

 

Peso
4. No quieras perder peso demasiado rápido

 

Perder de 0,5 a 1 kg por semana es suficiente, o incluso 1 kg al mes.

 

 

Si necesitas ayuda para controlar tu peso, acude al médico. Él te indicará las pautas a seguir y qué hábitos saludables debes incorporar, teniendo en cuenta tu estado de salud actual.

La importancia de evitar hábitos tóxicos

La adicción al tabaco, al alcohol y a las drogas se consideran hábitos tóxicos. Sus efectos son nocivos para cualquier persona, sufra o no una enfermedad.

En el caso de la psoriasis y la artritis psoriásica, estos hábitos empeoran la evolución de las dos enfermedades, impactando negativamente sobre las placas cutáneas y las articulaciones.

  • El alcohol: ¿Sabías que en personas con psoriasis y/o artritis psoriásica el hígado debe eliminar más toxinas? ¿Y que puede que tenga más dificultades para hacerlo? Al consumir alcohol estaremos dificultando aún más esta tarea a nuestro hígado.
  • El tabaco: Las sustancias tóxicas de los cigarrillos provocan la liberación de radicales libres y de sustancias inflamatorias que empeoran las lesiones de psoriasis y la inflamación de las articulaciones.
  • Otras drogas (cannabis, cocaína, éxtasis…): Aunque no haya estudios específicos que demuestren relación entre sus efectos adversos y la psoriasis o la artritis psoriásica, sabemos que su efecto sobre nuestra salud es negativo a todos los niveles.

Consejos para evitar el picor

  • Utiliza ropa holgada y tejidos naturales (algodón, lino…). Evita la lana y las prendas sintéticas.
  • Evita ambientes cálidos y aplica frío sobre la zona con picor, a través de compresas frías o crema hidratante previamente enfriada en la nevera. También puedes utilizar compresas mojadas de manzanilla, cataplasmas de arcilla verde o jugo o gel de aloe vera.
  • Date baños de 20 minutos, como máximo, con agua templada. Puedes añadir al agua aceite o vinagre de manzana, para disminuir el picor y la sequedad de la piel.
  • Mantén la piel limpia y bien hidratada con lociones, cremas y aceites vegetales, libres de conservantes.
  • Utiliza jabones, geles y champús sin detergentes sintéticos y que tengan un PH ligeramente ácido, entre 4 y 4,5.
  • Mantén las uñas cortas y limpias. En vez de rascarte, utiliza la palma de tu mano o las yemas de los dedos, para frotar la zona de picor.
  • Evita el estrés, puede empeorar el picor. La meditación y la práctica de ejercicio o acudir a un especialista que te ayude a gestionar el estrés pueden ayudarte a conseguirlo.

Consejos para evitar la descamación y el dolor

En caso de sufrir descamación y dolor, como consecuencia de la aparición de grietas, hidrata muy bien la piel y usa queratolíticos (fármacos que disuelven la capa más externa de la piel).

Si sufres psoriasis invertida o de los pliegues de la piel (axilas, ingles…) seca muy bien la zona afectada después del baño y aplícate cremas o pomadas para disminuir el roce de la piel similares a las que se usan para la zona de los pañales de los bebés.

Cuando las lesiones de la piel y de las uñas producen dolor, están indicados tratamientos farmacológicos como los analgésicos comunes, aunque debe recomendártelos tu especialista.


Deporte y psoriasis

¡PONTE EN FORMA!


Practicar deporte es muy útil para mejorar el estado emocional y mental de las personas con psoriasis. Además de ofrecer beneficios físicos como el control de peso o la reducción del riesgo de Síndrome Metabólico (muy común en esta enfermedad), hacer ejercicio mejora la autoestima, produce una sensación de bienestar debido a la liberación de endorfinas, disminuye el estrés asociado a la psoriasis y mejora la capacidad de relacionarse con los demás.


¡TE DAMOS 10 CONSEJOS PARA QUE DISFRUTES AL MÁXIMO DEL DEPORTE!


30 o 45 minutos cada día

Consulta con tu dermatólogo cuál es la modalidad deportiva más adecuada para tu estilo de vida y para tu tipo de psoriasis. Practica deporte varias veces a la semana (cuantas más mejor), durante 30 o 45 minutos cada día. Camina, nada, pedalea, baila...lo importante es que elijas un deporte que puedas practicar sin dificultades y que te guste, para conseguir generar el hábito.

Calentamientos y estiramientos

Recuerda que debes empezar con un calentamiento de 5 o 10 minutos, y finalizar con estiramientos y un proceso de enfriamiento gradual, para evitar la bajada de presión arterial.

bebe agua

La hidratación es indispensable, bebe agua durante el ejercicio.

 

Utiliza crema solar protectora adecuada

Utiliza crema solar protectora adecuada para tu piel, cuando practiques deporte al exterior y evita realizar cualquier actividad física en las horas de máxima radiación solar (de 12:00 a 16:00). Recuerda que aunque la exposición al sol es recomendable para los pacientes de psoriasis, está contraindicada en tratamientos como la fototerapia.

metas alcanzables

Fija metas alcanzables y ve aumentando paulatinamente el nivel de exigencia física. De este modo evitarás frustraciones, e ir logrando los objetivos marcados te motivará para seguir entrenando.

ropa holgada y evita evita los tejidos sintéticos

Usa ropa holgada para evitar la irritación y evita los tejidos sintéticos; es mejor que sean naturales. Si te incomoda mostrar las lesiones de psoriasis, empieza utilizando pantalones y camisetas de manga larga, hasta que te sientas cómodo/a para destapar tus extremidades.

natación

La natación es uno de los deportes más recomendados para las personas con psoriasis, siempre y cuando no sufras brotes muy severos o extensos, ya que en este caso no es conveniente. Aunque el cloro del agua reseque tu piel, si te duchas después de nadar y te hidratas bien la piel, no deberías tener problemas.

Intenta evitar la sauna

Intenta evitar la sauna o úsala de forma muy esporádica, ya que la aplicación de calor corporal reseca la piel y es perjudicial para la psoriasis y la artritis psoriásica.

Finaliza la actividad deportiva con una buena ducha

Finaliza la actividad deportiva con una buena ducha para eliminar el sudor, que puede provocar irritación, y preparar la piel para aplicar lociones hidratantes.


Si necesitas más información, contacta con la asociación de pacientes Acción Psoriasis. E-Mail: info@accionpsoriasis.org


Fuente: El deporte, un aliado con beneficios físicos y emocionales, revista Psoriasi, 2015. Elaborado con los contenidos facilitados por representantes del grupo Gresser: Dr. Pedro Zarco, Jefe de Reumatología del Hospital Universitario Fundación Alcorcón, el Dr. Mariano Tomás Florez, jefe de la Unidad de Rehabilitación del Hospital Universitario Fundación de Alcorcón y la Dra. Raquel Almodóvar, adjunta de la Unidad de Reumatología y Rehabilitación del Hospital Universitario Fundación Alcorcón. También han participado con sus contenidos la Dra. Taberner, Médico adjunto de Dermatología en Hospital Son Llàtzer, la psicóloga de Acción Psoriasis, Susana Cantalejo y Mont Gálvez, enfermera de Acción Psoriasis.


Otras recomendaciones

En caso de sufrir descamación y dolor, como consecuencia de la aparición de grietas, hidrata muy bien la piel y usa queratolíticos (fármacos que disuelven la capa más externa de la piel).

 

Si sufres psoriasis invertida o de los pliegues de la piel (axilas, ingles…) seca muy bien la zona afectada después del baño y aplícate cremas o pomadas para disminuir el roce de la piel similares a las que se usan para la zona de los pañales de los bebés.

 

Cuando las lesiones de la piel y de las uñas producen dolor, están indicados tratamientos farmacológicos como los analgésicos comunes, aunque debe recomendártelos tu especialista.

Evita los pircings y tatuajes

 

 

Evita los pircings y tatuajes

 

Tatuajes
  • Pueden provocar reacciones alérgicas a la tinta.
  • Pueden aparecer infecciones debido a una mala praxis durante su realización.
  • Pueden causar inflamación en la zona tatuada.
  • Los tatuajes grandes impiden controlar las enfermedades de la piel y dificultan su diagnóstico precoz, ya que las ocultan.
  • La tinta hace que la piel se caliente más al sol, aumentando así el riesgo de quemaduras.
  • La piel puede quemarse con las resonancias magnéticas.
  • Se ha observado que las tintas usadas hoy en día pueden contener productos cancerígenos.
  • Pueden provocar el fenómeno de Koëbner, dando lugar a un brote de lesiones de psoriasis justo en la zona tatuada.

 

Piercings
  • Pueden provocar el fenómeno de Koëbner, originando un brote de psoriasis en la zona. Éste puede perdurar en el tiempo, debido al roce continuo del piercing en la piel.
  • Suelen asociarse a infecciones continuadas, especialmente en las zonas del oído, la nariz, el ombligo y los genitales.

 

Si aun así quieres tatuarte o hacerte un piercing:

  • Consulta a tu dermatólogo antes y después de realizarlo, por si aparecen reacciones.
  • Acude a un centro que cumpla la normativa.
  • Evita las zonas más sensibles a infecciones: genitales, axilas, ombligo, oreja.
  • Evita el níquel, un metal al que muchas personas tienen alergia.
  • Mantén la zona bien limpia (lávala siempre con agua y jabón, y sécala).
  • En el caso de los tatuajes, opta por uno pequeño y asegúrate de no ser alérgico a la tinta, opta por tinta negra, ya que el color puede provocar más reacciones alérgicas, y usa siempre protector solar en la zona.

En caso de sufrir descamación y dolor, como consecuencia de la aparición de grietas, hidrata muy bien la piel y usa queratolíticos (fármacos que disuelven la capa más externa de la piel).

Si sufres psoriasis invertida o de los pliegues de la piel (axilas, ingles…) seca muy bien la zona afectada después del baño y aplícate cremas o pomadas para disminuir el roce de la piel similares a las que se usan para la zona de los pañales de los bebés.

Cuando las lesiones de la piel y de las uñas producen dolor, están indicados tratamientos farmacológicos como los analgésicos comunes, aunque debe recomendártelos tu especialista.

Si la psoriasis está activa, evita la depilación de las zonas afectadas y espera a que con el tratamiento desaparezcan las lesiones

  • La fotodepilación es el método más eficaz.
  • Los métodos tradicionales como las cremas depilatorias, cera y cuchillas son más agresivos y menos recomendables.
  • En el caso de los hombres con psoriasis en la cara, para el afeitado de la barba se recomienda usar un método suave y una crema emoliente calmante que reduzca la descamación antes y después de afeitarse.

 

El sol es beneficioso para mejorar la psoriasis

  • Toma el sol antes de las 11h y/o a partir de las 17h, para evitar las horas de mayor insolación. Si lo haces en las horas centrales del día, mejor que sea durante menos tiempo.
  • Utiliza protección solar (FPS 30, 50 o +50) para las zonas sin lesiones y aplícala 15 minutos antes de la exposición.

 

Repite la aplicación cada dos horas o tras el baño.

  • Las zonas con lesiones de psoriasis deben exponerse al sol sin protección ni cremas durante 15 a 20 minutos. Después, aplica la protección solar.
  • Al finalizar la exposición, báñate o dúchate para eliminar el sudor y aplícate la crema hidratante y el tratamiento tópico.
  • Si vas a permanecer muchas horas al sol, además de usar protección, ponte un sombrero y ropa de manga larga o un parasol, para evitar quemaduras.

 

El agua del mar puede ser una gran aliada

  • Su composición tiene un efecto antibacteriano que ayuda a disminuir la inflamación, a cicatrizar las heridas y favorece la descamación.
  • Calma el picor.

 

Después del baño con agua de mar es necesario aclarar bien la piel con una ducha y aplicar crema hidratante.

También es importante…

  • Que resuelvas cualquier duda sobre la psoriasis, la artritis psoriásica y/o tu tratamiento contactando siempre con tu médico.
  • Aplicar o tomar el tratamiento prescrito, según las indicaciones médicas.
  • Mantener una buena higiene e hidratación de piel, uñas y cuero cabelludo.
  • Tener unos buenos hábitos de alimentación, evitar el tabaco y el alcohol, y practicar ejercicio moderado de forma regular, adaptado a tu condición física.

Autoría y bibliografía de esta sección

Estos contenidos no tienen un propósito científico, sino de educación en salud. Han sido desarrollados por:

Autor/revisor principal

Dr. Miquel Ribera Pibernat. Servicio de Dermatología. Hospital Universitario Parc Taulí de Sabadell.

 

Referencias bibliográficas de la sección

 

Guías y artículos

 

Artículos de la revista Acción Psoriasis:

Gálvez, Mont. “El dolor en la psoriasis y la artritis psoriásica: causas y consejos para hacerle frente”.
Revista nº88, invierno 2016.

Zarco Pedro, Tomás Flórez M, Almodóvar R., Taberner R.
“El deporte, un aliado con beneficios físicos y emocionales”.
Revista nº 82, verano 2015.

Roure C. “El picor en la psoriasis”. Revista nº 83, otoño 2015

Aizpún M., “Los piercing y tatuajes, una moda que tiene sus riesgos”. Especialista en Dermatología del Complejo
Hospitalario San Pedro-San Millán de Logroño. Boletín 54.

Conejo-Mir J. “Tatuarse o hacerse un piercing: un riesgo que hay que valorar”. Revista nº 89, primavera 2017.

Rubén del Río Gil. “Psoriasis y depilación. Fotodepilación y otros procedimientos láser”. Revista nº 77, enero-marzo 2014.

Flor García, Martínez Valdivieso, Menéndez Ramos, Barreda Hernández, Mejía Recuero, Barreira Hernández.
“Actualización en el tratamiento de la psoriasis”.
Servicio de Farmacia Hospitalaria. Servicio de Dermatología. Hospital Virgen de la Luz. Cuenca.
Boletín Farmacoterapéuticode Castilla-La Mancha. Vol. XIV,nº 1, 2013.

Gálvez, M.; “Enfermedades relacionadas con la psoriasis: comorbilidades.” Revista nº89, primavera 2017.

Otros:

Alonso, L; Peguero, E; Zarza, E. Fulls d’informació per
a pacients. El sobrepès, Exercici físic en pacients obesos
o amb sobrepès. CAMFiC.
Societat catalana de medicina familiar y comunitària. 2010.

¿Tienes alguna consulta?

 

Contáctanos

Con la colaboración de:

Novartis